Las escenas de inundaciones, calles anegadas, coches apilados y vecinos teniendo que ser rescatados vuelven a repetirse. Los efectos de una nueva DANA ya están empezando a sentirse, especialmente en localidades como Almendralejo (Badajoz), Santayí (Mallorca), o Burguillos de Toledo.

El agua ha bajado con tanta fuerza en Almendralejo, al sur de Badajoz, que los vecinos han tenido que agarrarse a lo que encontraban para no ser arrastrados. Ha llegado a tal altura que cubría hasta el capó de una furgoneta. En total, han caído casi 70 litros por metro cuadrado y han tenido que atender casi 60 incidencias esta mañana.

Una de ellas ha sido un rescate a una mujer que se ha quedado atrapada en un quiosco. Los bomberos han conseguido sacarla a cuestas por una de las ventanillas para llevarla hasta el camión.

La fuerte tromba de agua se escuchaba en Santanyi, Mallorca. Los ríos de barro bajaban por las calles y los caminos, y los vecinos intentaban cruzar y abrir paso al agua. Aquí se han llegado a registrar 112 litros por metro cuadrado, sobre todo a primera hora de la mañana. Juan Gaspar, jefe de Protección Civil, ha explicado que han tenido que asegurar colegios y centros de salud.

Pero esta noche ha DANA también ha dejado imágenes complicadas en Burguillos de Toledo. El asfalto ha quedado sepultado bajo un manto blanco de granizo, que se ha acumulado en la carretera. También en la Comunidad Valenciana vivieron anoche una tormenta eléctrica y era imposible salir del coche y casi imposible andar por la calle. Después de estos episodios, aún quedan días de DANA por delante.