Se trata de Juan Hernández, un hombre de 78 años quien ha instalado en uno de estos ambientes una mesa con dos tableros de ajedrez y un letrero en el que reza la frase: "Niñas y niños: enseñanza gratis. También pueden jugar".

 

Según contó el hombre, pasó casi toda vida dedicado a practicar este deporte en la Plaza de Armas de la ciudad, y su gusto por enseñar y también aprender fue que llevó al encargado de relaciones públicas y de cultura del establecimiento el que le ofreció el pequeño espacio.

Hernández no solo se enfoca a este deporte, también se dedica a realizar investigaciones sobre la Biblia, y también es escritor, dedicado exclusivamente a novelas y cuentos basados en hechos reales.

Debido a la popularidad que se generó en internet, Juan Hernández continúa recibiendo a niños, pero pese a que ofrece su labor de manera gratuita, no dudan en dejarles un incentivo, a quien califican como un trabajador muy inteligente y digno por el servicio que brinda.