El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comunicado en el Congreso de la declaración del estado de alarma en Madrid y lo ha hecho ante un hemiciclo semivacío y ante un banco azul en el que faltaban entre otros el presidente Pedro Sánchez y los vicepresidentes Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

Illa ha señalado que la declaración del estado de alarma en la comunidad autónoma se ha producido como mero "instrumento legal" para evitar la desactivación de las medidas restrictivas que tumbó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid debido a que "la forma jurídica" que utilizó el Ejecutivo de Díaz Ayuso era "insuficiente".

El ministro ha explicado que tras la resolución del TSJM "el Gobierno de Madrid pidió más tiempo y decidió aplicar unas medidas que eran insuficientes" y ha recordado que el viernes pasado -día en que se declaró el estado de alarma- "había 3.361 personas hospitalizadas y 498 personas en UCI".

"La obligación de cualquier gobierno es frenar el virus, doblegando la curva de contagios. Ante esta situación era muy importante que el nivel de contagio alto en Madrid no se extendiera", ha señalado. En esta línea, Illa ha advertido que "la situación es muy preocupante, inestable y frágil".

Illa, ha asegurado que no se pueden normalizar las cifras de incidencia acumulada que se están registrando y ha advertido de que solo se podrá doblegar la curva si se logran incidencias alrededor o por debajo de los 100 casos por 100.000 habitantes. "No podemos normalizar las cifras de incidencia que están muy por encima de las que se consideran en Europa como seguras", que "deberían ser la excepción", ha dicho.

El ministro también ha apuntado que durante el puente del 12 de octubre los datos de movilidad en Madrid en comparación con el año pasado han sido considerablemente inferiores. La salida de vehículos ha caído un 46%, el transporte ferroviario un 79% y el transporte aéreo un 84%.

A diferencia de lo que sucedió en marzo, el presidente Sánchez no ha sido el encargado de comunicar la declaración del estado de alarma en el Congreso debido a que tenía cita este jueves para asistir a un Consejo de la Unión Europea.

Se trata de una comparecencia informativa pero sin votación, ya que el Congreso sólo debe pronunciarse en el caso de una eventual prórroga del estado de alarma si se considera necesaria más allá de los 15 días para los que ha sido inicialmente declarado.

Gamarra (PP) pide levantar el estado de alarma por "abusivo"

Tras la intervención del ministro, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha exigido que el Gobierno levante "inmediatamente" el estado de alarma en Madrid por tratarse de una medida "arbitraria, autoritaria y abusiva" adoptada utilizando la salud ciudadana como "coartada".

Gamarra también ha arremetido con dureza contra la "nefasta" gestión del Ejecutivo y ha llegado a acusar a los miembros del Gobierno de actuar "rabiosos" por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que no avaló las medidas de confinamiento en varias poblaciones de esta Comunidad. Ha llegado a acusado al titular de Sanidad de tomar decisiones sin base científica y con datos "falsos".

Vox pide la dimisión de Illa: "¿Se va a convertir en un dictador?"

El diputado de Vox Juan Luis Steegmann ha asegurado que el ministro Illa ha probado la "ambrosía de los dictadores" y por eso ha decretado el estado de alarma en la Comunidad de Madrid, pero le ha pedido que "deje de asesorar al tirano" y presente su dimisión.

Vox ha rechazado el estado de alarma porque cree que no soluciona el problema. "El enfermo no necesita una amputación, necesita cirugía vascular selectiva", ha advertido.

En este punto, el diputado ha repasado todos los "errores" que a su juicio ha cometido el Gobierno desde el inicio de la pandemia -empezando por no prohibir todos los actos del 8 de marzo y "el infectródomo feminista"- y ha denunciado su inactividad para adoptar medidas que frenasen la expansión del virus en vez de parapetarse en confinamientos de la ciudadanía.

"¿Se va a convertir en un dictador? No caiga en esa tentación, deje de asesorar al tirano, dimita, aplíquese su medicina de humildad, coja el petate y váyase a la bella Barcelona", ha respondido al ministro de Sanidad.

En su turno de réplica, en un tono más enfadado, Illa ha contestado al diputado de Vox: "Exijo un respeto para los servidores públicos. Fernando Simón y todos los que integran el centro de coordinación de alertas llevan horas y horas trabajando. Puede discrepar de lo que deciden, pero exijo respeto".

Y a las críticas de la portavoz del PP: "Es una segunda ola que hay que tomarse muy en serio porque no sabemos qué va a pasar en las próximas dos o tres semanas". "En Madrid el objetivo no es bajar de 500, es doblegar la curva y mantenerla baja. Hay que bajarlo a la franja de los 100 y hay que hacerlo con lealtad institucional", ha añadido.

Con Gamarra ha habido otro momento tenso. Tras decirle Illa que entendía "que es el señor Casado el que habla por usted. Tengo una mala noticia que darle, no vamos a entrar en sus provocaciones", la portavoz del PP le ha respondido: "Señor Illa, hay algo en sus palabras que voy a corregir. En este país, las mujeres hace muchísimo tiempo que tenemos voz propia y a mi ningún hombre me dice o me escribe lo que tengo que decir".

Errejón llama "peligro público" a Díaz Ayuso

Edumundo Bal, de Ciudadanos, también ha sido muy crítico: "El estado de alarma era evitable y lo sabía. Nos han convertido a los madrileños en rehenes políticos. Esto se llama populismo": "Deje de utilizar Madrid como rehén, como arma política", ha afirmado.

El líder de Más País, Íñigo Errejón ha criticado al Gobierno por haber reaccionado "tarde" ante los efectos de la segunda ola en la Comunidad de Madrid y ha preguntado a Ciudadanos hasta cuándo piensan sostener a "un peligro público" como la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

Errejón ha defendido que las medidas adoptadas en esta comunidad no sólo han llegado con retraso sino que además son "tibias" y escasas. "Hacen falta más", ha apuntado.

También ha vuelto a cargar contra la gestión de la pandemia llevada adelante por Díaz Ayuso y se ha dirigido en concreto a su socio de gobierno en Madrid, Ciudadanos, para subrayarle que tienen "la llave" para la moción de censura. "No creo que quieran ser recordados como cómplices de Ayuso y Vox", les ha llegado a decir.