Se llama 'Hope', y es una superviviente a la creciente industria del aceite de palma, que está amenazando a las especies que habitan en las plantaciones.

La orangutana 'Esperanza', según la traducción de su nombre al castellano, tiene 30 años y está ciega a causa del impacto de cuatro perdigones en su ojo izquierdo y dos en el derecho.

'Hope' ha sufrido brutales agresiones que son aún muy visibles: una radiografía demostró que el primate sobrevivió a más de 74 perdigones que aún estaban impregnados en su cuerpo cuando fue rescatada.

Además, tenía numerosas heridas causadas por "objetos afilados" y ha tenido que someterse a una operación de clavícula para eliminar algunos de los perdigones que le provocaban un alto riesgo de infección. Con todo ello, aún posee numerosas balas de aire comprimido en su cuerpo y sigue muy grave.

Radiografía que muestra la cantidad de perdigones que posee el primate. | AP

El Programa de Conservación del Orangután de Sumatra, Indonesia, consiguió rescatar al primate junto a su cría de un mes cuando se encontraban heridas en una plantación de Subulussalam. La cría del animal falleció tan solo horas después del rescate a causa de una severa malnutricción.

El mismo centro ha denunciado que en un rango temporal de diez años, ya han rescatado a más de 15 primates que poseían medio millar de perdigones dentro de su cuerpo.