La última de las tres agresiones homófobas que se han registrado en Barcelona este fin de semana ocurrió en la noche del sábado en la playa de Somorrostro, cuando aparecieron cuatro hombres para agredir a tres parejas que se encontraban allí sentadas hablando. Una de las víctimas ha tenido que pasar por quirófano después de que le desencajasen la mandíbula, y otras tres personas han sufrido contusiones.

Según relatan las víctimas, los agresores, de unos 30 años, portaban armas blancas en la mano y empezaron a insultarles y amenazarles. La agresión verbal pasó a una agresión física, y a uno de los agredidos le acabaron rompiendo la mandíbula y saltándole varios dientes, por lo que ha tenido que ser operado de urgencia.

Los agresores consiguieron huir y los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para esclarecer los hechos. Esta agresión se suma a la que padeció la mañana del sábado un joven en el barrio barcelonés de Gràcia, y a otra ocurrida también en la noche del sábado en el entorno del Auditori de la ciudad, cuando un hombre que hablaba por teléfono fue increpado por otro joven que le llamó "maricón de mierda" y le agredió físicamente.

Desde el Observatorio Contra la Homofobia han calificado estos hechos de "espiral homófoba de violencia excepcional", y recuerdan que solo durante este 2021 se han notificado un total de 76 episodios de este tipo en la comunidad.

 

El colectivo lamenta además la impunidad contra los agresores, y aseguran que las víctimas "tendrán todas las garantías jurídicas para afrontar el juicio si se coge a los autores de esos delitos", por lo que exigen "máxima contundencia" ante las violencias hacia el colectivo LGTBI.