La Policía Local de Sevilla ha denunciado a 16 jóvenes que celebraban una fiesta en la azotea de un edificio en la Alameda de Hércules en la madrugada de este viernes al sábado, al tiempo que Andalucía registra 8.000 contagios diarios de coronavirus.

Según ha indicado Emergencias Sevilla, varias llamadas de los vecinos de la zona alertaron de esta fiesta que podía observarse desde otros edificios. Así, tras acceder los agentes a las zonas comunes de la cubierta del edificio, localizaron a 16 jóvenes que celebraban una fiesta y que incumplían las restricciones horarias por el estado de alarma, el uso obligatorio de la mascarilla y la limitación del número de personas no convivientes, medidas previstas por las autoridades sanitarias para contener los efectos de la pandemia.

Por parte de la Policía Local se iniciaron 48 expedientes sancionadores por las diferentes infracciones detectadas. Según algunos de los jóvenes, que aún permanecían en el lugar, en la fiesta se habían congregado horas antes hasta 50 personas en las mismas circunstancias. Además, los agentes localizaron restos de sustancias psicotrópicas en el lugar.

Este grupo había accedido al inmueble gracias al alquiler por parte de uno de ellos de un apartamento turístico a través de una plataforma web de alojamientos. Los agentes contactaron con el propietario del apartamento, quien formulará una denuncia contra los inquilinos por los daños causados.

Por su parte, la Policía Local facilitará los datos de estos jóvenes a las autoridades sanitarias para el rastreo de un posible foco de contagio del COVID-19 en caso de alguno de los jóvenes dé positivo en los próximos días.

Mientras, Andalucía ha superado los 400.000 contagios de COVID-19 tras registrar en las últimas 24 horas 7.892 casos nuevos, y ha notificado 22 nuevas muertes. Además, en las últimas horas se han producido 36 ingresos hospitalarios por coronavirus, de los que seis lo han hecho en UCI.

Ante el aumento de ingresos y la previsión de llegar a 7.500 hospitalizados, la Junta ha aprobado un plan para llevar pacientes a la sanidad privada "tengan o no póliza" y ha aumentado las camas convencionales hasta las 15.384 y las de UCI a 2.622, en las que se incluyen 534 quirófanos sin actividad quirúrgica. En el pico de la segunda ola, el máximo de ingresados en la UCI se registró el 17 de noviembre, con 528 pacientes, y el de los hospitalizados fue diez días antes, con 3.478 personas.