Mientras uno graba, el otro tira, entre risas, una nevera monte abajo. Este polémico vídeo compartido en las redes sociales ya tiene responsable. Tras una investigación, ha identificado al hombre en Almería.

Además, el hombre, que trabaja en una empresa de electrodomésticos, se enfrenta a 45.000 euros de multa tras detectar que cometía irregularidades en el almacenaje y reciclado de los electrodomésticos.