Las cifras lo confirman: uno de cada cuatro estudiantes percibe que hay un caso de acoso escolar en su clase. Y no solo las cifras. También los testimonios ratifican que lo de terminar con el bullying es una tarea pendiente. Pero la realidad es que solo unos pocos son capaces de abrirse y sincerarse sobre su traumática experiencia en el colegio.

Como es el caso del artista Annarce. A pesar de haber dejado atrás su etapa escolar, el joven de 21 años no ha dejado de ser una víctima de acoso escolar. Pues no lo ha superado, según confiesa él mismo en su tema.

Ismael decidió dar el paso y contar su historia tras leer varios casos de niños víctimas de acoso que se habían suicidado, según ha contado en una entrevista con NIUS. Así fue como decidió dedicar su último tema a sincerarse sobre su etapa en el colegio. Pero una de las tristes, de las que marcan a los más pequeños para el resto de su vida y les hacen sentir inferiores.

Y lo ha hecho en forma de carta dirigida a su madre. ¿El objetivo? Frenar el acoso escolar, según ha confesado el propio autor en redes sociales. Así, a través del rap ha conseguido difundir toda la cantidad de golpes, insultos y humillaciones que sufrió en su etapa escolar, en la que, según asegura en la canción, sus profesores se mantuvieron al margen.

"El otro día fui al baño y entre varios me encerraron, me han metido la cabeza en el váter y en el lavabo", expresa en el tema al mismo tiempo que reconoce que llego a pensar en quitarse la vida.

 

"Ya no aguanto este dolor", canta el artista mientras que unos estudiantes del I.E.S. Miguel Ángel Ganivet interpretan escenas de la etapa del pequeño en el colegio como parte de un proyecto de convivencia organizado por la tutora Ana C. Martínez.

A raíz de la publicación del tema, el cantante asegura que hay adolescentes que se están dirigiendo a él para pedirle ayuda. "Y eso es realmente bueno y emocionante. Hay que contarlo, buscar una red de apoyo. Si lo hablas, se sale", asegura en declaraciones al citado medio.