Se confirma el peor desenlace. El cuerpo sin vida hallado este jueves en la búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife pertenece a Olivia, de seis años, la mayor de las hermanas.

A la espera de una identificación científica, las características físicas del cuerpo encontrado esta tarde por el sónar en el fondo del océano Atlántico indican que se trata de la mayor de las pequeñas, desaparecida junto a su hermana Anna, de un año, hace ya 45 días. La Guardia Civil ya ha comunicado el hallazgo a la madre y la familia de las menores.

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Güimar ya ha practicado el levantamiento del cadáver en el Instituto Anatómico Forense de Tenerife. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha corroborado que, "a falta de pruebas médico forenses más determinantes", el cuerpo "podría corresponder, prácticamente con toda seguridad, a Olivia".

El cuerpo fue hallado por el robot del buque de búsqueda a mediodía a unos 1.000 metros de profundidad y a unas tres millas de la costa tinerfeña. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ella se encontraba otra bolsa de deportes vacía.

El cuerpo ha sido trasladado a tierra sobre las 18:00 horas y llevado al Instituto Anatómico Forense para el levantamiento, mientras el buque continúa su rastreo en la zona.

45 días de búsqueda

La búsqueda se centraba desde hace días en una zona muy concreta, tras el hallazgo a principios de semana de una botella de oxígeno y una funda nórdica que, según se confirmaba el martes, pertenecían al padre de las menores, Tomás Gimeno, desaparecido junto a ellas el pasado 27 de abril y acusado de secuestro parental.

En principio, el buque oceanográfico iba a abandonar los trabajos de búsqueda el martes, pero se decidió extender su labor hasta el domingo cuando se encontraron ambos elementos. Este jueves, la Delegación del Gobierno en Canarias y la Guardia Civil informaban de que el barco había encontrado un cadáver en el mar, aparentemente de una menor.

Ahora, se prevé que las labores continúen para tratar de reconstruir lo ocurrido y encontrar a Anna, mientras persiste la incógnita de dónde está Gimeno.

El rastro de Anna y Olivia se perdió el pasado 27 de abril, cuando su padre no las entregó a su madre, de quien estaba separado, a la hora acordada. En una conversación telefónica ese mismo día, Gimeno dijo a la progenitora que no volvería a ver a las niñas ni a él.

La noticia del hallazgo del cuerpo de Olivia ha generado consternación en la isla de Tenerife, donde muchos, incluida la madre de las niñas, aún tenían la esperanza de que las menores aparecieran con vida. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido ya su solidaridad a la familia de las pequeñas a través de Twitter, donde ha lamentado la terrible noticia: