"No recuerdo más que su cara y su mano levantada para golpearme. Y después no recuerdo más que verme tirada en el suelo, gente levantándome y apartándome de allí". Eso es todo lo que recuerda una de las víctimas de la brutal agresión machista en Sanxenxo. El relato de los hechos pone los pelos de punta, tanto por la brutalidad y falta de civismo del agresor como por la aparente impunidad con la que parecía dirigirse a las mujeres.

Se dirigió a ellas con frases como: 'Putas que sois todas unas putas', 'aquí huele a regla', 'putas' o 'mamarrachas'

El agresor se dirigió a un grupo de amigas lanzando insultos y amenazas contra ellas. "Putas que sois todas unas putas", "aquí huele a regla", "putas" o "mamarrachas" son algunas de las frases con las que el joven se dirigió al grupo de chicas en una zona de fiesta de esta localidad gallega.

Fue entonces cuando una de ellas le contestó y él respondió agrediéndola. "Levantó la mano con toda la fuerza y la dio en la cara", relata Sandra Fernández, testigo de la agresión.

A partir de ahí, el grupo de chicas persiguió al agresor de su amiga por el paseo marítimo. Él se encaró con una de ellas y la agredió. "La vi volar y pegar contra el asfalto del bofetón que él la metió", cuenta la misma testigo ante las cámaras de laSexta. El agresor volvió a escaparse hasta que más tarde fue detenido por agentes de la Policía Local y la Guardia Civil.

Según 'La Voz de Galicia', los amigos del hombre pidieron perdón al grupo de amigas e intentaron justificar la agresión agregando que cuando bebe "se pone así".

Fueron los testigos de la agresión quienes llamaron a las autoridades mientras el hombre se mofaba aún de sus víctimas con amenazas de todo tipo: "Si a los de 'La Manada' no les pasó nada, a mí por pegaros unas hostias a vosotras menos".

Las víctimas denuncian estar atemorizadas aún mientras su agresor está libre. Aseguran que les duele más la sensación de impunidad hacia una agresión tan brutal que las heridas físicas en su cuerpo.