Tres policías de Esparraguera han sido expedientados después de publicar un vídeo, cuando acudían a un atraco, en el que aparecen con las pistolas desenfundadas en el interior del coche mientras llegan al lugar de los hechos. Unas imágenes que han causado indignación en la zona y en redes sociales. El programa 'Espejo Público' ha hablado con Yolanda Moll, una de las tres personas implicadas.

"La gente puede pensar que ahora me estoy justificando", ha señalado al principio Moll, que ha pasado a relatar su versión de lo sucedido: "Mi compañero y yo estábamos en el coche patrulla. Nos entra una llamada que dice que hay unas personas con armas de fuego disparando en el Mercadona. Yo decido grabar las imágenes pensando que, como es un caso excepcional, tenía que inmortalizarlo".

"Pedimos disculpas por ese hecho", ha señalado la agente, que ha matizado: "Es cierto que no es lo correcto sacar las armas antes de llegar al sitio. Igual las teníamos que haber sacado cuando entramos al Mercadona, pero es una situación extrema".

Así, ha asegurado que su compañero y ella tenían "la adrenalina por las nubes": "Yo me puse muy nerviosa y mi compañero también. En ese momento no pensaba que fuera a morir, sino en inmortalizar algo muy grave". Moll ha contado que ese vídeo se lo pasó a su compañero antes de que se difundiese: "A partir de ahí perdí el rastro del vídeo".