"Ha sido como una guerra. Han empezado a saltar cascotes y hemos salido corriendo", cuenta Lola López, una vecina que vive cerca del edificio donde se ha producido la explosión en la calle Toledo de Madrid.

Asegura que lo que ha podido escuchar "ha sido como una bomba" y seguidamente, "se nos ha venido la pared de enfrente encima, que está a dos metros". La pared del edificio afectado se ha roto y los cascotes y escombros han empezado a saltar por los aires.

Su testimonio no es el único. Otro vecino, que ha sido desalojado de su vivienda por el riesgo de que se produzca otra explosión ha relatado cómo se ha sentid la explosión. "Ha vibrado todo el edificio y luego un escándalo de cristales rotos". No solo del edificio afectado, sino también de los edificios aledaños donde han estallado algunas ventanas.

Gustavo García, vecino del barrio que permanece aislado en su edificio, ha explicado cómo los bomberos han podido recatar a un sacerdote que se encontraba en una de las plantas de arriba del edificio.

Otro hombre que ha presenciado el incidente ha narrado a laSexta el difícil momento que se ha vivido en las zona. "He escuchado un ruido muy fuerte y han empezado a saltar piedras", ha relatado. En un primer momento ha llegado a pensar que se trataba de un terremoto. Según ha contado el testigo, todas las personas que se encontraban presentes en el lugar han empezado a correr para alejarse del lugar.

La Policía ha prohibido a los vecinos que se asomen a sus balcones por el gas que todavía puede respirarse en la zona. Además, los de los edificios más próximos han sido desalojados de sus viviendas para evitar una mayor catástrofe si se produjese una nueva explosión.

También se ha desalojado con éxito la residencia Los Nogales y el colegio La Salle La Paloma, edificios colindantes al lugar de la explosión. Afortunadamente, ni los ancianos ni los menores han resultado heridos.

laSexta además ha contado con el testimonio de la familiar de uno de los residentes de Los Nogales ha escuchado la explosión. "Estaba llegando a casa y ha sonado una explosión. Me he acercado corriendo", ha contado Macarena Gálvez. "Los profesionales son magníficos y han desalojado la residencia rapidísimo", ha destacado.