Una mujer de 30 años ha sido agredida en la madrugada de este domingo cuando volvía a casa. Los hechos han tenido lugar en el barrio de Batán-Mendizorrotza de Vitoria; un grupo de jóvenes persiguieron a la mujer hasta que la alcanzaron.

Según recoge el medio 'Gasteizhoy', los jóvenes le dijeron: "Solo queremos reventarte esa cara de guapa, hija de puta". La víctima no sufrió ningún robo ni ninguna agresión sexual, pero sí que tuvo que ser ingresada por los golpes recibidos por parte de los agresores.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha calificado estos hechos como "muy graves" y ha mostrado su "rotunda condena" a los agresores. "Estos desalmados sí merecen un castigo ejemplar. Gente así sobra en Vitoria-Gasteiz", zanja.

 

La Ertzaintza sigue revisando las cámaras de seguridad para intentar identificar a los cuatro hombres. La mujer denuncia que notó como la seguían e intentó cambiar de ruta sin éxito. Les ofreció su cartera, su móvil, pero dice que no era eso lo que buscaban, porque no se libró de ser atacada.

"Todo fue muy rápido. Me gritaron 'eh, tú, fascista. Te vamos a destrozar esa cara de guapa que tienes' y me empezaron a dar puñetazos. No recuerdo si me tiré al suelo o me tiraron ellos, pero me hice un ovillo mientras me pegaban. No sé por qué pero grité 'estoy aquí', y se marcharon ipso facto", asegura en declaraciones a 'El Correo'.

Acto seguido y llena de magulladuras, avisó a su familia: "Con mucha sangre y con la cara destrozada llamé a mi padre y compartí mi ubicación con el móvil.

Después de curarse en el hospital denunció ante la Ertzaintza los hechos. "Eran como muy jóvenes. Casi unos niños y diría que estaban borrachos. No sentí, en absoluto, que me fueran a agredir sexualmente. Tengo la sensación de haber sido víctima de un juego. Lo hicieron por odio".