Una espectacular tormenta de las que afectaron anoche al extremo norte del país descargó en Lalín (Pontevedra) bolas de granizo del tamaño de pelotas de golf, algunas de hasta cuatro centímetros de diámetro.

Además del granizo de gran calibre, las tormentas estuvieron acompañadas de fuertes rachas de viento que en algunos casos alcanzaron los 100 kilómetros por hora.

Como consecuencia de la intensa tormenta, esta mañana tocaba hacer balance de daños, con importantes destrozos en muchos coches y algunos tejados de la mencionada localidad gallega por el impacto del granizo.

Así, apenas unos días después de la intensa ola de calor que afectó a España y a Europa el pasado fin de semana, 13 provincias declararon la alerta naranja por fuertes tormentas.

Este viernes, aunque volverán las tormentas, no lo harán con la misma intensidad.