MÁS DE UN MILLÓN DE EUROS DESDE 2014

MÁS DE UN MILLÓN DE EUROS DESDE 2014

Golpe al fraude del vino de alta gama: cae una red que vendía por 1.900 euros botellas que valían realmente 19

La operacion 'Tag' llevada a cabo por la Guardia Civil ha acabado con la detención de cuatro personas por delitos de falsificación, distribución y venta de vinos de alta gama en A Coruña, Arroyomolinos, Madrid, y Málaga, a un coste de hasta 1.900 euros cada botella.

Según ha explicado el teniente Abel Marín en rueda de prensa en la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, también se encuentran investigadas otras cuatro personas por los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal, contra la propiedad industrial, contra la salud pública, estafa y blanqueo de capitales.

En la operación se han realizado seis registros de manera simultánea en las provincias de Madrid, A Coruña y Málaga, siendo tres de ellos en domicilios de los principales responsables de la red y los otros tres en sedes mercantiles al trasladarse de un restaurante a una nave.

En los registros los agentes han encontrado más de 1.600 etiquetas falsificadas de diferentes marcas, entre ellas, Pingus y Flor de Pingus y Vega Sicilia. También, hallaron 28 botellas de vino falsificadas, sellos, tampones, troqueladoras, moldes, planchas metálicas, etiquetas, cajas de embalaje de madera a nombre de una de las empresas perjudicadas, así como material informático e impresoras.

Esta investigación se inició en octubre por una denuncia presentada en Navalcarnero por una de las marcas afectadas, Pingus. A raíz de esta denuncia, los agentes constataron a través del análisis del portal web de venta que se estaba comercializando esta marca vendiéndose la botella en algunas ocasiones hasta los 1.900 euros.

Para falsificarlo, los implicados adquirían un vino con propiedades similares y de la misma denominación de origen pero a un precio más económico. Después, lo envasaban en botellas con similares características.

De hecho, el cabecilla de la organización organizaba catas de vino mediante las que preguntaba a los asistentes cuál de los vinos que les presentaba tenían un aroma similar al de Pingus o al de Vega Sicilia.

También, adquirían corchos y tapones parecidos a los de las marcas para serigrafiarlos con una máquina de fabricación casera que había diseñado para estampar los logos y los anagramas.

Las etiquetas las adquirían en una imprenta de A Coruña, también investigada, aunque la organización disponía de un taller con sistemas informáticos avanzados.

Según ha explicado el teniente de la Benemérita Antonio Abel Marín entre los detenidos se encuentra un argentino, dos colombianos y cinco españoles y en el ámbito internacional estaba implicado un señor de 71 años residente en Cerceda.

Tres de estos implicados, tenían antecedentes penales. En este punto, ha expuesto que comprobaron que llegaron a vender más de 1.500 botellas de vino de diferentes marcas falsificadas desde el año 2014, pudiendo obtener un beneficio de más de un millón y medio de euros.

No obstante, el teniente ha asegurado que no existen botellas falsificadas actualmente en el mercado, y que, quizás, exista alguna que se haya adquirido a nivel individual.

Por su parte, el coronel de la Comandancia de Madrid, Diego Pérez de los Cobos, se ha instado a los ciudadanos a no dejarse llevar por la publicidad engañosa que invita a comprar productos de alta gama" y que compren por cauces oficiales.

Se ha pedido a las empresas que cuando detecten este tipo de acciones contacten cuanto antes con el Instituto Armado para que la estafa sea menor.

EP | Madrid | 23/07/2018

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.