El Consejo de Ministros de este lunes, con el que se cierra el curso político, tiene como principales medidas las que tratan del ahorro energético o los secretos oficiales. Sin embargo, hay otra que también lleva un tiempo pendiente de aprobación: la nueva Ley de Derechos Animales.

Lo que busca esta nueva legislación es poner fin al maltrato, abandono y sacrificio de los animales, incluyendo medidas como la denominada 'Sacrificio cero', que establece que no se podrá sacrificar animales de compañía salvo por motivos sanitarios y eutanásicos.

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha celebrado la aprobación de esta primera ley para proteger los derechos de los animales: "Se acabó que el maltrato animal quede impune y las prácticas aberrantes como las peleas de gallos o el tiro al pichón. Se acabó también que se abandonen cientos de miles de anímales cada año en nuestro país".

Como ha transmitido Belarra, esta ley se centra en cinco puntos. El primero, "aspirar al abandono cero en España". Como indica la responsable de Derechos sociales, en 2021 llegaron a las protectoras 285.000 perros y gatos, y para evitar que esto siga sucediendo se van a implementar medidas contra el abandono con la identificación de los animales, más controles para evitar la reproducción incontrolada al tiempo que la cría solo podrá hacerse mediante criadores registrados, y la creación de las primeras estadísticas oficiales sobre el abandono animal.

Otro de los ejes de esta ley se centra en medidas contra el maltrato. Para ello se modificará el Código Penal y para los casos de maltrato con resultado de muerte se endurecerá la pena de prisión hasta los 24 meses, aumentando hasta los 36 en el caso de que concurra más de un agravante. Además, se incluye a todos los animales vertebrados (por ejemplo, jabalíes), cuyo maltrato no conllevaba reproche penal hasta ahora.

Por otro lado, se prohibirán prácticas de crueldad animal como las peleas de gallos, el tiro al tubo, llevar animales atados a vehículos, o el uso de collares que ahorquen.

Además, los zoológicos y delfinarios se convertirán en centros de rehabilitación de especies y el uso de animales salvajes en los circos quedará prohibido.

Por último, la Ley de Derechos Animales introduce la "violencia instrumental", porque, como especifica la ministra Ione Belarra, "en muchos casos de violencia machista los maltratadores utilizan a los animales para causar daño y sufrimiento a sus víctimas".