Acaba el hundimiento controlado del buque "OS 35" varado en la Bahía de Algeciras tras sufrir un accidente. Este fin de semana llegan las tormentas y el oleaje a la zona, así que era importante que la proa y la popa descansaran sobre el lecho marino para sortear los envites del mar y evitar que la situación provocase nuevos daños en el entorno.

La operación comenzó en la noche de este viernes y según informan fuentes de la administración, todo ha salido según lo previsto.

La sección de popa, que mide algo más de 100 metros de longitud, se encuentra ya nivelada con la proa y asentada sobre el fondo marino arenoso, lo que significa que durante el temporal será mucho más difícil que su estructura pueda sufrir daños o incluso que pueda llegar a moverse con el oleaje intenso.

Además, se retirarán las barreras de contención que actualmente rodean el buque por precaución, para permitir que cualquier residuo que pudiera escapar como parte del proceso de asentamiento del buque sea contenido y recogido en la medida de lo posible.

Estas maniobras han dejado manchas en el agua que también han conseguido ser limpiadas. El Gobierno de Gibraltar realiza una evaluación constante del estado de las playas cercanas.