La Fiscalía de Sevilla ha solicitado que Francisco Javier García Marín -más conocido como el 'Cuco'- y su madre sean condenados a ocho meses de cárcel por mentir durante el juicio por el asesinato de Marta del Castillo y dar información falsa sobre qué hicieron o dónde estuvieron el día del crimen. Atribuye al 'Cuco' y a su madre, Rosalía García Marín, un delito de falso testimonio y, aparte de prisión, solicita el pago de una multa de 1.500 euros.

Según la acusación pública, madre e hijo y también el padre se "concertaron" para ofrecer "una declaración concordante y coherente" cuyo fin era "dar cobertura" a la actuación del 'Cuco' en la madrugada del 24 de enero de 2009, fecha en la que aconteció el crimen.

El 'Cuco' aseguró que la tarde-noche de los hechos no había estado en el piso de la calle León XIII donde fue asesinada Marta. Dijo que estuvo con cuatro amigos en horas "distintas a las reales". Después regresó a su casa sobre las 23:30 y allí se encontró con su padre, que "había salido a tirar la basura".

Por su parte, la madre declaró al tribunal que había estado en un bar con su marido y que al volver a casa, sobre la 1:30 o las 2:00 de la madrugada, su hijo ya estaba "dormido en su habitación". El fiscal, sin embargo, cree otra cosa: "Los padres estuvieron en el establecimiento hasta las 4:30 y no encontraron a su hijo en casa cuando llegaron", expone el fiscal.

El 'Cuco', que acaba de cumplir 28 años, así como su madre, fueron procesados por el Juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla a principios de 2019, pero el juez acordó entonces practicar nuevas pruebas, como un informe sobre las grabaciones que realizó un infiltrado en el entorno de la familia.

Tras recibir ese informe, el magistrado emitió a principios de mayo de este año un segundo auto en el que, como en el primero, insistió en que el 'Cuco', su madre y su padre, este último fallecido hace cuatro años, "urdieron un plan" cuya "única finalidad" era "engañar al tribunal acerca de lo realmente acaecido" el día de la muerte de la joven.