Una nueva muerte a manos de la Policía en Bogotá, Colombia, ha desatado protestas violentas en la capital. El vídeo de la brutalidad policial que ha acabado con la vida de Javier Ordóñez, un abogado de 46 años, se ha difundido por las redes sociales, provocando las protestas en todo el país.

"Por favor, ya", "agente, le ruego", fueron las frases que dijo el hombre cuando estaba inmovilizado por dos agentes en una calle del barrio Santa Cecilia, en el occidente de la capital colombiana, y que provocaron la indignación entre los ciudadanos que protestaron frente a los Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía.

El hombre agonizó durante varios minutos tras recibir múltiples disparos de una pistola eléctrica Táser por dos policías en Bogotá. En las duras imágenes se puede ver cómo el detenido suplica que paren, e incluso insta a algunos manifestantes presentes a grabar la brutalidad policial a pesar de que él se mantiene inmóvil. Cuando fue trasladado al hospital ya no mostraba signos vitales.

"¡Por favor, déjenlo ya tranquilo! Hace rato que está quieto, ¿por qué lo lastiman más?", espeta el autor del vídeo, que observa desesperado cómo los agentes agreden al detenido si motivo aparente: "No está haciendo nada, ¿qué les pasa?". "Estoy grabando todo", advierte el usuario, que no dudó en difundir las duras imágenes en las redes sociales.

 

 

 

Los hechos ocurrieron después de que la Policía acudiera al lugar por un presunto enfrentamiento entre ocho personas en plena calle. Estaban bajo los efectos del alcohol y beber en la calle está prohibido con motivo de la crisis del coronavirus. Sin embargo, según han informado algunos testigos a medios locales, uno de los agentes advirtió al abogado: "De esta no se salva", afirmó.

El caso ha desencadenado protestas en Bogotá. Los manifestantes, jóvenes en su mayoría, se concentraron frente al CAI para gritar "asesinos, asesinos" a los uniformados y comenzaron a arrojar todo tipo de objetos contra la infraestructura policial. La protesta se repitió en otros lugares de Bogotá y de más ciudades del país.

Según el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, en lo que va corrido del año la Alcaldía ha recibido 137 denuncias por "presunto uso excesivo de la fuerza, de posibles vulneraciones de derechos humanos por parte de la Policía" en la ciudad.

Disturbios y violencia

Los enfrentamientos entre los uniformados y los manifestantes se prolongaron hasta bien entrada la noche no solo en Bogotá sino también en otras ciudades como Cali y Medellín. En la capital colombiana turbas prendieron fuego a los CAI de barrios como La Gaitana, Castilla, Kennedy, La Soledad, Ciudad Berna, Ciudad Roma y Usme, y además quemaron canastas de basura, motocicletas de la Policía e incluso volcaron y destruyeron camionetas de esa institución y de la Fiscalía.

En el sector de Bosa, en el sur de la ciudad, fue incendiado un autobús del Sistema Integrado de Transporte Público y en el barrio de La Gaitana, que hace parte de la populosa localidad de Suba, en el noroeste, una multitud hizo volcar otro autobús.

Según denuncias ciudadanas, al menos dos hombres fueron heridos de gravedad por la Policía durante los desmanes de esta noche, uno en Suba y otro en el barrio El Tintal.

"Denunciamos que Fabián Silvano Peña Rodríguez fue herido en la cabeza al parecer por un disparo de la Fuerza Pública mientras se manifestaba de manera pacífica en inmediaciones del CAI el Tintal. Exigimos respuesta urgente de la Alcaldía de Bogota y la Policía", manifestó en Twitter Sergio Marín, representante a la Cámara por el partido FARC.

Entre tanto, la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez aseguró que la muerte de Ordóñez es inaceptable y manifestó que "la justicia ordinaria debe tomar pronta acción". "Hago un llamado a la calma a ciudadanos concentrados en el CAI de Villa Luz por la muerte de Javier Ordóñez en doloroso caso de abuso policial. El mejor garante para hacer justicia es permitir que haya celeridad en la investigación del caso por parte de autoridades en el lugar", añadió Ramírez.

 

No es el primer caso

El clamor desesperado de Ordóñez, que según sus familiares era padre de dos niños de corta edad, revivió en los colombianos las imágenes de mayo pasado en una calle de Minneapolis (EE.UU.) donde George Floyd fue estrujado hasta la muerte por policías de esa ciudad a pesar de su pedido: "No puedo respirar".

En un video de cinco minutos, grabado por testigos de la agresión, se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de la Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que éste ya estaba en el suelo en estado de indefensión.

Al igual que Floyd, Ordóñez acabó arrestado y conducido en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió horas después.

La muerte del abogado también evocó el caso del joven Dilan Cruz, quien murió el pasado 25 de noviembre en una clínica de Bogotá dos días después de ser herido en la cabeza por un disparo de perdigones de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuando participaba en una de las protesta sociales.