La crisis sanitaria originada por la pandemia de coronavirus no solo ha atentado contra nuestra salud física o nuestra economía. También está suponiendo un gran perjuicio para nuestra salud mental. De ello ya han advertido expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que han denominado a esta situación como 'fatiga pandémica'.

Son muchas las personas que, durante esta segunda oleada, están comenzando a sufrir agotamiento, sensación de indefensión, preocupación, falta de sueño o apetito, apatía, dificultades en la concentración, entre otros efectos. Un estado de ánimo que viene dado por el miedo al contagio, el aumento de las noticias negativas, la falta de contacto con nuestro entorno o la incertidumbre ante una situación tan cambiante.

Tal es la situación, que en el Gobierno temen que esta fatiga pandémica provoque una relajación en el cumplimiento de las medidas. De hecho, el ministro de Sanidad ha anunciado que creará un grupo de trabajo con las comunidades autónomas para tratar este tema. En este sentido, la psicóloga María Jesús Irurtia nos ha explicado que "hay que tener cuidado porque, al estar fatigados, no vemos la peligrosidad que tienen los contactos".

Para superar estos episodios es necesario cuidarnos a nivel físico y mental. Cuidar el estado físico, limitar el consumo de noticias o seguir conectados con nuestros amigos y familiares son algunas de las recomendaciones. También es importante, si se considera necesario, buscar la ayuda de los profesionales.

Otra de las claves es intentar mantener la atención en el presente, en el aquí y el ahora, y evitar una anticipación que genera mucha ansiedad. "Hay que disfrutar y valorar los momentos que vamos viviendo y evitar la anticipación al futuro, que genera una gran ansiedad", ha sentenciado Pilar Conde, psicóloga de Clínicas Origen.