La familia de Esther López, la joven de Traspinedo (Valladolid) que apareció muerta a principios de año tras permanecer semanas desaparecida, ha emitido un comunicado en el que valora las últimas novedades sobre la investigación de la Guardia Civil. Unos hallazgos que cercan cada vez más a su amigo y última persona que la vio con vida, Óscar.

"A lo largo de los últimos dos meses la investigación de la Guardia Civil sobre la muerte de Esther nos ha permitido conocer que nuestra hija y hermana fue abandonada a su suerte después de sufrir un atropello intencionado que la dejó incapaz de valerse por sí misma y a merced de quien le negó la ayuda que le hubiera podido salvar la vida", señala la nota. La familia sostiene que la Benemérita ha descubierto "indicios de sobra" que apuntan a esta única persona, algo que les duele todavía más ya que era un conocido de su hija y de la familia.

"No entendemos que en este nuevo escenario plagado de pruebas sólidas se le permita seguir libre cuando puede fugarse cualquier día con la misma frialdad con la que pudo ocultar el cuerpo de Esther durante semanas mientras sus vecinos y amigos la buscaban", deploran.

Igualmente, señalan que confían en la labor de la Justicia y que confían en que se cumpla la ley para que, según ellos, "no se permita campar libre al principal sospechoso de habernos arrancado a Esther de nuestro lado".