Sebastián tiene tres años y tuvo que ser operado debido al cáncer de riñón que padecía en Santa Cruz, Bolivia. Sin embargo, el médico le extirpó por error el órgano sano y más tarde tuvo que hacer lo propio con el riñón que tenía el tumor.

El pequeño, que se encuentra en pronóstico reservado, está a la espera de que llegue un donante para poder sobrevivir. Mientras, el caso está siendo investigado por la mala praxis médica que se produjo.

Tras una investigación, ha salido a la luz que el mismo médico que ya fue procesado en 2012 por olvidar el material quirúrgico dentro del cuerpo de otro menor que acabó falleciendo. Este último caso ha abierto un debate en Bolivia sobre la necesidad de endurecer las penas por mala praxis médica.

Las reacciones no han tardado en aparecer. Evo Morales, se ha pronunciado a través de Twitter, expresando su dolor por lo ocurrido. Asegura que "nuestro Estado protege la salud y derechos de nuestros niños y niñas. Convocamos a los profesionales del área a asumir su rol ético y preservar la vida".

 

Además, el presidente boliviano ha explicado que la familia del menor no dispone de muchos recursos, por lo que "el Estado va a dotarles de una vivienda social".

Otros rostros conocidos del país también han querido mostrar su indignación y apoyo a través de las redes sociales. Jorge Robles, presentador de televisión, ha publicado en su perfil de Facebook un vídeo en el que muestra su voluntad de donar uno de sus riñones y anima al cirujano que estuvo a cargo de la operación a hacer lo mismo.