"En el Hospital Infanta Leonor se aplana la curva y hay mucha menos saturación en la urgencia y en planta. Empezamos a respirar!!! Gracias por quedarte en casa!!!". Este es el mensaje de esperanza que trasladaba una profesional de la salud el pasado jueves a través de la red social Twitter. El mismo día, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, adelantaba que nos encontrábamos en una "fase de ralentización".

 

En esa misma jornada, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, indicó que ya estábamos en el pico de la curva, y que el foco ahora se centra en la presión sobre las UCI. Según los datos de este viernes, las unidades de cuidados intensivos todavía tenían a 6.416 personas ingresadas.

Pero ese atisbo de esperanza chocaba de frente con la mayor cifra de muertes en España en un solo día a causa del coronavirus: 950 fallecidos. Un día más, aumentaba la cifra. Desde las 849 del lunes, hasta las 932 del viernes. Parece inexplicable hablar de que estamos mejor.

Los datos no se contradicen, sino que indican valores distintos. En primer lugar, cuando hablamos de "la curva", nos referimos a la forma que toma la línea que se dibuja si situamos los datos cronológicamente desde el inicio del brote, como podemos ver en el gráfico inferior. Los datos en el eje vertical están expresados en escala logarítmica ( la distancia en el eje entre 10 y 100 es la misma que entre 100 y 1.000), que permite ver mejor la forma de la curva.

La curva que se aplana es la que recoge los datos de contagios registrados. No hay que olvidar que estos casos son solamente de personas a las que se les ha practicado el test. La explicación a esta diferencia es que la línea de fallecimientos tardará aún unos días en ralentizarse, como explicaba Fernando Simón el mismo jueves en rueda de prensa. Como se puede ver por el número de casos diarios, de momento sigue en ascenso, aunque este viernes se registraron menos muertes que en el día anterior.

Nunca habrá un dato positivo cuando se trata de anunciar muertes. No obstante, las cifras indican que el confinamiento sí está funcionando y está bajando el número de casos nuevos que se conoce cada día. Ese descenso es gradual, se puede ver que los últimos días el pico de la curva toma forma de "meseta", según analiza Joan Caylà, exjefe del Servicio de Epidemiología de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

Por otro lado, si analizamos los nuevos casos diarios, se aprecia también cómo están descendiendo. Lo puedes ver en esta gráfica.

Nuevos casos diarios de coronavirus en España

EP Data | Ministerio de Sanidad | Creado con Datawrapper

Otra forma de observar que la situación mejora, apunta el epidemiólogo, es analizando la denominada "tasa de reproducción" de la epidemia (a cuántas personas contagia cada caso), y en este sentido el horizonte es esperanzador. Para ello, nos remite a las predicciones que están llevando a cabo en el grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (BIOCOMSC) de la Universitat Politècnica de Catalunya. Lo contaron esta semana a través de la red social Twitter: "Se confirman efectos importantes del #MeQuedoEnCasa al cabo de 10 días".

El equipo de investigación mostraba datos que estiman que el también conocido como factor de transmisión está siendo menor a uno, punto en el que se considera que está controlada la infección, ya que un caso de media contagia a menos de una persona.

 

Por ello, Caylà considera que las medidas adoptadas están funcionando y que "estamos cerca" de controlar la epidemia, siempre que se mantenga el confinamiento "de forma rigurosa, así como las medidas de higiene".

El epidemiólogo estima que el confinamiento será necesario "al menos una semana más", y según cómo evolucione la enfermedad y la presión sobre las UCI, habrá que considerar extenderlo aún más. Una idea que también se ha repetido durante esta semana, es por ello que el Gobierno baraja prorrogar el estado de alarma hasta el 26 de abril.

Si se prorrogará o no en los mismos términos que en la actualidad es algo que tendrá que debatir el Gobierno con los demás líderes políticos, pero dependerá de los informes de los técnicos y de los expertos. Al hilo de este asunto, Fernando Simón apuntaba este viernes hacia la posibilidad de relajar "algunos puntos" de las medidas adoptadas, algo que habrá que valorar en caso de que se alargue el estado de alarma.