El detenido por la agresión sexual a la menor de Igualada no solo la habría violado brutalmente y la habría dejado tirada al raso en la noche del 1 de noviembre. También le quitó la chaqueta que llevaba esa noche y se la habría regalado a la pareja que tenía entonces.

Fuentes de los Mossos d'Esquadra que han investigado durante seis meses el caso apuntan que esta prenda relaciona a la víctima con el agresor, ya que no existía conexión entre ambos. Se trata de una chaqueta de una "marca conocida y muy extendida", apuntan desde la policía autonómica, y la han intervenido para analizarla e intentar encontrar ADN que la relacione con la víctima.

Así, además de la ubicación del teléfono móvil de ambos -agresor y víctima-, el abrigo sería determinante: se lo regaló a su exnovia, la pareja que tenía en aquel entonces. Los antecedentes del detenido, que ya tenía una denuncia previa por malos tratos y también por agredir sexualmente a su hermana de siete años, precipitaron la detención. La expareja, cuestionada por la prenda, no ha dicho que haya sido su exnovio quien se la diera.

El presunto agresor, de 21 años, está en prisión provisional sin fianza después de que el juez que instruye el caso le haya imputado los delitos de agresión y asesinato en grado de tentativa.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el titular del Juzgado número 4 de Igualada ha tomado esta decisión tras la declaración del joven detenido, que solo ha contestado a las preguntas de su letrado.

La noche de Halloween

Fue el pasado 1 de noviembre cuando tuvo lugar la terrible agresión sexual a una adolescente de 16 años. La víctima fue agredida tras salir del local, tras lo que fue abandonada semidesnuda e inconsciente en una zona de polígono. Allí fue encontrada por un camionero que llegó a creer que estaba muerta, ya que presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico.

La joven, que ha perdido el 90% de la audición de un oído y sufre secuelas en la vista, tuvo que permanecer más de un mes hospitalizada y someterse hasta a cinco intervenciones quirúrgicas. Además, sufre secuelas psicológicas, algo que la madre de la víctima denuncia en este vídeo que le va a durar para siempre.

Hasta ahora, el sospechoso vivía solo en un piso del centro de Igualada, a pocos metros de donde los vecinos del municipio celebraron concentraciones de repulsa por la salvaje agresión. No tenía muchos amigos en la ciudad y el encuentro con la víctima habría sido fortuito. El detenido solo ha contestado a las palabras de su abogado.

El abogado de la víctima relata "la crueldad" de la agresión

La detención del presunto autor de la violación supuso cierto alivio para la víctima y su familia, tal y como trasladó su abogado, Jorge Albertini, en una entrevista en Mas Vale Tarde. "La víctima puede estar aliviada al saber que esta persona no se va a poder encontrar con ella en la calle", apuntó. Además, el letrado destacó que hubo "ensañamiento, crueldad" y no solo se dieron lesiones, sino que "esa persona quiso matar a la víctima" porque tras la agresión, la dejó tirada en la calle, algo por lo que ahora el indiviudo de 21 años ha sido imputado de asesinato en grado de tentativa. En este vídeo, puedes ver la entrevista a Jorge Albertini en Más Vale Tarde.