La fuga de la excongresista Aída Merlano ha dado la vuelta al mundo y en Colombia no salen de su asombro tras ver las imágenes de su huida. La política, encarcelada desde hace año y media, había acudido a la consulta del dentista escoltada por un guardia de la prisión y un conductor, en Bogotá.

Por razones aún inexplicables, se las ingenió para descolgarse por una ventana con ayuda de una cuerda. En las imágenes se ve cómo en la calle la está esperando un motorista. Ante la incredulidad de los transeúntes, Merlano se pone el casco, se sube a la moto y huyen. Toda la secuencia está grabada.

Según apunta el diario local 'El Tiempo', el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario ha pedido ayuda a la Policía para dar con el paradero de la prófuga. Y se ha puesto en marcha un operativo de búsqueda que incluye el aeropuerto y las terminales de autobuses, para evitar que salga de la ciudad.

 

Merlano estaba recluida desde abril de 2018 en el penal El Buen Pastor, de Bogotá. En septiembre del año pasado el Consejo de Estado decretó la pérdida de investidura de Merlano por superar los gastos máximos establecidos por la ley para la financiación de campañas electorales.

El Consejo de Estado detalló que el Consejo Nacional Electoral estableció en poco más 884 millones de pesos (unos 252.000 dólares) el máximo permitido para campañas. Sin embargo, Merlano gastó más de 1.730 millones de pesos (unos 494.000 dólares) en su candidatura, según las pruebas recogidas por la Fiscalía General.

La investigación también señaló que la exrepresentante a la Cámara pagó más de 6.000 millones de pesos (unos 1,7 millones de dólares) en votos en la costa Caribe colombiana para las elecciones legislativas de marzo, hecho por el que fue enviada a prisión.

El mes pasado la Corte Suprema de Justicia condenó a Merlano a 15 años por los delitos de concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia ilegal de armas.