Se acaba la Navidad y atrás quedan las comidas, las bebidas y los roscones. Llega el momento más temido para muchos, comenzar el primero de los propósitos de año nuevo: "adelgazar y comer sano". Pero ¿cómo nos enfrentamos a ello de una manera saludable?

Lo más importante es dejarse guiar por los expertos, que aconsejan, en primer lugar, no hacer nada extremo. Como indica el nutricionista Aitor Sánchez, la recuperación tras los excesos la deberíamos enfocar como una manera de retomar la rutina.

Esta rutina puede comenzar con incorporar el ejercicio en nuestro día a día, dando paseos o saliendo a correr. Y, en lugar de apuntarnos al gimnasio como locos, encontrar un deporte que nos apasione, porque como manifiesta Mario del Fresno, entrenador personal, "no es adecuado darte una paliza un mes yendo siete días en semana y luego dejarlo en seco".

La clave son las pequeñas metas y reconciliarnos con el deporte y la alimentación, tratando de comer más sano e incorporando las verduras en cada uno de nuestros menús.

Pese a que enero es el mes de las dietas milagrosas que en lugar de ayudarnos, pueden hacer que nuestras defensas flaqueen, y con ello exponernos a enfermedades, como el coronavirus.