Los casos de hepatitis aguda infantil de origen desconocido superan ya el centenar en Europa, según datos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), que contabiliza hasta el momento entre 102 y 106 casos de esta nueva enfermedad en 14 países europeos.

De acuerdo con el citado organismo, entre los países de la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo, Italia es el que más casos había registrado a fecha del 10 de mayo, seguido de España, que contabiliza ya 22 casos, en línea con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, que el pasado 29 de abril informó de que desde enero se habían investigado 22 casos en nuestro país sin vínculo

epidemiológico entre ellos, 16 de los cuales corresponden a niños de 10 años o menos.

Los otros países europeos que han registrado casos son Austria (2), Bélgica (3), Chipre (2), Dinamarca (6), Francia (2), Alemania (1), Irlanda (menos de cinco), Países Bajos (6), Noruega (4), Polonia (1), Portugal (8) y Suecia (9).

Así lo recoge el ECDC en un informe publicado este miércoles, en el que recuerda que la voz de alarma la dio Reino Unido el pasado 5 de abril y que desde entonces se han detectado casos en diversos países del mundo. Precisamente, el país británico es el que más casos acumula (163, según el mismo informe), aunque la hepatitis aguda en niños se ha detectado también en Argentina, Brasil, Canadá o Estados Unidos, entre otros países.

El ECDC cifra en unos 450 los casos registrados en todo el mundo, mientras que este martes la OMS cifraba en 348 los casos probables de los que tiene constancia.

Mensaje de calma de los pediatras

No obstante, los pediatras españoles -que aún no han podido precisar las causas de este aumento de casos de hepatitis en niños- han lanzado un mensaje de tranquilidad a la población, al descartar que haya una "alarma social" al respecto, sino solo una advertencia médica para que los profesionales estén más pendientes de la situación.

Así lo ha indicado el presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Luis Blesa, en declaraciones recogidas por la agencia Efe. Aunque el facultativo no ha querido descartar ni confirmar ninguna hipótesis al respecto, ha señalado que cuantos más diagnósticos e investigaciones haya, "más cerca estaremos de conocer la causa real".

Precisamente, la asociación emitió el pasado 27 de abril un comunicado en el que llamaba a los pediatras a la "cautela ante el aumento de casos de hepatitis agudas en niños". En la nota, la AEP señalaba que no se había identificado una causa única que justifique el aumento de casos y pedía a los profesionales extremar la vigilancia.

Una nota que concluía con un mensaje de "cautela y serenidad" para la población y la opinión pública: "No tenemos, a día de hoy, una hipótesis fiable que haga pensar en un crecimiento importante del número de nuevos casos", señalaba.

En este sentido, el informe del ECDC hecho público este miércoles también apunta que "todavía no está claro" si los casos identificados tras la alerta de Reino Unido "forman parte de un verdadero aumento en comparación con la tasa de referencia" de hepatitis de origen desconocida en niños.

El organismo europeo recuerda también que la posible vinculación con la infección por adenovirus se ha encontrado en casos en Reino Unido, pero apunta que se siguen investigando otras hipótesis y posibles cofactores.