En apenas 24 horas se espera que el interior del país haga frente a un nuevo temporal; no obstante, de lluvias. Estas precipitaciones, acompañadas del ascenso de las temperaturas, podrían hacer que la nieve de las calles se derrita muy rápido y cause problemas en el alcantarillado de la capital.

Ante esto, el Ayuntamiento de Madrid asegura tener un "plan de actuación" contra la situación climática. Este consiste principalmente en aumentar los recursos en la limpieza de las calles: deshacerse de la nieve acumulada en los últimos días se ha convertido en una tarea primordial, no solo por los problemas de movilidad que ya estaba causando, sino por lo que pueda venir en los próximos días.

El consistorio ha desplegado un equipo de 320 personas y 20 máquinas que "ya están retirando los obstáculos" que ha dejado la borrasca Filomena. Asimismo, ha establecido un mapa de riesgo que recoge "404 puntos críticos en Madrid, donde siempre hay embalsamientos". Estos puntos "sensibles" están en todos los distritos, aunque "donde más hay es en Chamartín y Moncloa", apunta Francisco de Borja Carabante, delegado del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad.

La ciudad de Madrid cuenta con 124.000 absorbederos. "Los trabajos son la localización de imbornales y la retirada de nieve sobre los mismos, y otros restos acumulados dejando la rejilla practicable", apuntan desde el Gobierno municipal. Ahora bien, ante lo que podría venir, ¿qué calles están verdaderamente limpias?

En este sentido, el consistorio de la capital tiene habilitado un mapa interactivo con el que conocer el estado de las vías en tiempo real. Entre las que ya están despejadas (coloreadas de azul) se encuentran las principales arterias de Madrid y muchas de las que unen los distritos con el centro o la M-30. Consulta todas las zonas aquí: