Los incendios declarados el domingo en La Granja de San Ildefonso (Segovia) y Miraflores de la Sierra (Madrid) han quedado estabilizados en la tarde del martes, después de que el fuego calcinase unas 350 hectáreas de la sierra de Guadarrama.

A pesar de ello, unos 74 efectivos permanecerán esta noche vigilando los focos que todavía continúan activos. Por su parte, la UME se ha ido retirando progresivamente de la zona.

El calor y el viento han dificultado las labores de extinción y el fuego ha obligado a cerrar al público el Palacio Real de La Granja y sus jardines por motivos de seguridad.

Según han indicado desde el cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, el incendio en la zona del Puerto de la Morcuera se encuentra en "fase de remate", mientras que en Rascafría la afectación ha sido mucho menor, con algún "pequeño conato" de incendio a lo largo de la jornada, por lo que este flanco se encuentra ya en fase de vigilancia.

 

En cuanto a la investigación de la Guardia Civil, esta continúa abierta para esclarecer el origen del incendio, que, se sospecha, habría sido intencionado.