La Policía ha detenido a un conductor que quintuplicaba la tasa máxima de alcoholemia en sangre en Sevilla. El hombre, que no tenía permiso de conducir, se dio a la fuga causando múltiples daños a cinco vehículos, por lo que los agentes iniciaron una espectacular persecución policial por las calles de Sevilla.

Finalmente, la Policía detuvo al conductor ebrio de 40 años y, posteriormente, los agentes encontraron varias botellas de alcohol en el interior de su coche.

 

Precisamente, este suceso se ha producido el mismo día en el que se ha decretado prisión preventiva y sin fianza para el conductor del vehículo implicado en un accidente en Tomares (Sevilla) durante la madrugada del viernes en el que murió su mujer y tres menores resultaron heridos.

En el momento en el que fue detenido, el hombre presentaba una tasa de alcoholemia de 0,86, cuando a partir de 0,60 mg/l se considera delito. Además, en el automóvil viajaban seis ocupantes, entre ellos una niña de año y medio. El accidente se saldó con el fallecimiento de una mujer de 32 años, esposa del conductor del vehículo.