Han sido días de lluvias torrenciales, tormentas con miles de rayos, enormes riadas e inundaciones que han dejado anegada a media España. Pero, afortunadamente, lo peor de la DANA que ha golpeado con fuerza varias comunidades, causando destrozos millonarios y dejando tras su paso solo lodo, ya ha pasado.

Pese a que los últimos coletazos del temporal se han dejado sentir en la tarde del jueves, tal y como se preveía, la gota fría iba a durar 48 horas y la poca energía que le queda a la DANA está a punto de apagarse. Además, el temporal de levante que tuvimos en la madrugada del jueves empieza a remitir, con lo que en las próximas horas la situación mejora mucho.

Las últimas horas de la DANA han afectado especialmente al interior de Murcia, donde se han registrado lluvias de 30 litros por metro cuadrado en solo unos minutos. La zona más afectada es el norte del país. En Álava, La Rioja y Navarra se ha vuelto a ver granizo de hasta cinco centímetros.

Pero ante las esperanzadoras previsiones, que traen calma a la situación, toca ahora evaluar los daños y recoger los destrozos que ha dejado a su paso. Son muchos los municipios españoles que han quedado devastados.

En Murcia, por ejemplo, Águilas se ha llevado la peor parte. Allí las autoridades han tenido que activar la alerta amarilla, las lluvias han desbordado las ramblas, inundado las calles y las carreteras se han tenido que cortar.

También el interior de Valencia se ha visto afectado por la gota fría, mientras que la peor situación se ha vivido en el norte de Castellón y el sur de Tarragona.

Castilla-La Mancha también ha sufrido el temporal. En el municipio de Cobisa, en Toledo, los vecinos han vivido situaciones de auténtico pánico cuando enormes olas de agua y lodo derribaban los muros de una casa.

Y la localidad de Iniesta, en Cuenca, ha quedado reducida a un lodazal. Algunos vecinos han tenido que ser rescatados de sus casas con tractores, otros han perdido a todo su ganado y muchos coches han quedado amontonados y atrapados en el barro formado en los garajes o la propia calle.

La previsión del fin de semana

La previsión de cara a fin de semana es mucho más tranquila. A partir del viernes habrá sol garantizado en prácticamente todo el país, y se prolongará durante el fin de semana.

El domingo, la llegada de un frente al noroeste dejará lluvias en Galicia, Asturias y noroeste de Castilla y León, mientras en el resto de la península predominarán cielos poco nubosos, sin descartar por la tarde alguna tormenta en zonas de montaña y alrededores.

Las temperaturas subirán el viernes, sábado y domingo, y se superarán los 34 grados el domingo en el valle del Tajo, Guadalquivir y puntos del litoral cántabro y vasco.