España confirma que está dispuesta a acoger migrantes del Open Arms. El Gobierno ya le ha comunicado esta voluntad a la Comisión Europea y al gobierno italiano, en cuyas aguas se encuentra ahora mismo la embarcación. Desde Moncloa, no obstante, avisan a Europa, la respuesta "tiene que ser conjunta".

Ahora el buque Open Arms se encuentra a orillas de la isla de Lampedusa a la espera de conseguir el permiso que necesita para entrar en un puerto. Una situación que ha sido posible gracias a que la ONG ha conseguido tumbar el decreto antiinmigración de Salvini, tal y como contaba este miércoles el fundador de la ONG, Oscar Camps en su cuenta personal de Twitter. "El tribunal administrativo Italiano admite el recurso de Open Arms contra el decreto de seguridad de Salvini que prohíbe la entrada de barcos humanitarios en sus aguas territoriales sin autorización bajo amenaza de multa de un millón de euros. Queda suspendido el decreto", explicaba.

 

Fuentes del Ministerio del Interior italiano han asegurado que la decisión de la Justicia italiana sólo afecta a la prohibición firmada por Salvini contra el Open Arms, por lo que sigue vigente la ley antiinmigración que multa a las organizaciones humanitarias con migrantes a bordo. Además, el Ministerio ha informado en una nota de que Salvini se dispone a presentar un recurso urgente ante el Consejo de Estado por esta decisión judicial y también firmará una nueva prohibición para impedir al barco entrar en aguas territoriales de Italia.