España será en el futuro uno de los países de Europa con mayor estrés térmico por calor, según se desprende de un estudio realizado por el Servicio Europeo del Cambio Climático.

En concreto, Madrid es una de las capitales europeas que sufre y sufrirá el máximo estrés térmico en verano situándose en tercera posición solo superada por Nicosia, en Chipre, y Atenas, en Grecia.

Para analizar el estrés térmico se emplea un índice denominado Índice Climático Térmico Universal (UTCI), el cual tiene en cuenta la temperatura, la humedad, el viento y la radiación. De media aproximada se considera que es a partir de 38 ºC cuando el cuerpo vive bajo alto estrés térmico, experimentando desórdenes fisiológicos. El UTCI se construye a partir de datos de julio y enero para el HN y HS, respectivamente (los meses más cálidos para cada hemisferio) de observaciones del pasado y proyecciones climáticas futuras bajo un escenario RCP8.5.

La temperatura a partir de la cual experimentamos un estrés máximo fue en 2010 de 34,1 ºC para la ciudad de Madrid, un valor que irá en aumento en el futuro y es que el estudio determina que en 2030 se situará en 35,4 ºC y en 2050 en 37,1 ºC. Ya en 2070 el pronóstico es de 39,7 ºC y en 2090 alcanzaremos los 40,8 ºC.

Por detrás de Madrid se sitúan ciudades como Ankara (Turquía), Ereván (Armenia), Bucarest (Rumanía), Tirana (Albania), Tbilisi (Georgia), Roma (Italia) o Belgrado (Serbia).

Este 2021 ha sido récord para Madrid. En 1920 se instaló la estación meteorológica del Retiro de Madrid y en estos últimos 100 años la capital ha vivido numerosos hechos históricos: solo en los últimos 7 meses, todos los récords meteorológicos.