Encuentran a un bebé orangután en una plantación de aceite de palma en Borneo. Fue un trabajador de la propia plantación quien lo halló y avisó a sus otros compañeros.

El animal estaba llorando entre los arbustos. Pensando que su madre volvería, decidieron dejarlo allí, pero al día siguiente el animal seguía solo.

El bebé orangután fue entregado a un equipo de 'International Animal Rescue' y miembros del 'Centro de Conservación de Recursos Naturales' en Borneo occidental.

El equipo decidió llamar al pequeño Rahman. "Es una tragedia encontrar un bebé orangután sin su madre, solo, vulnerable y afligido", dijo el director ejecutivo de 'International Animal Rescue' a 'Metro News'.

Cuando nacen, los bebé orangutanes tienen que estar con su madre hasta que cumplan seis o siete años de vida. De no ser así, lo ideal es trasportarlo a un albergue y cuidarlo.

Los trabajadores de la zona aseguran que probablemente la madre del orangután fue asesinada por cazadores furtivos. El pequeño Rahman vive ahora en un albergue con otros 109 orangutanes rescatados.