Sumaira Kumar es la única superviviente de este extraño suceso en las tierras altas de Nausori., en la isla principal de Fiji, Viti Levu.

Una mujer que buscaba su ganado, llamada Kelera Toloi, se encontró al bebé gateando y llorando entre los cadáveres de su familia.

Según el diario local 'Fiji Sun', Kelera alimentó con un biberón al bebé y le cambió el pañal. Además, esta señaló que era una suerte que no pudiera todavía caminar porque podría haberse caído por el acantilado.

"Como madre, me parece muy triste, estoy realmente afectada por lo sucedido", dijo al diario. "Me pregunto qué mente inhumana podría haber hecho tal cosa", comentaba.

La pequeña fue trasladada al hospital de Nasouri Highlands para su estabilización mientras llegaban las autoridades a la zona, donde se comenzó una investigación sobre el misterioso suceso.

La Policía de Fiji anunció a través de su cuenta de Twitter que los cuerpos pertenecían a tres adultos y dos niños, y que los agentes del CSI que participaron en la redada a la zona descubrieron un quinto cuerpo.

 

Los resultados de la autopsia a los cuerpos aclararon que los cinco fallecidos, que eran familia, murieron por haber ingerido una sustancia tóxica.

En otro comunicado, las autoridades advirtieron que estaban investigando a un sospechoso del asesinato de la familia, y que se trataría de un hombre conocido por esta.