Los cuatro encapuchados han colgado un vídeo reivindicando el ataque. Las imágenes muestran cómo irrumpen en mitad de la carretera y uno de ellos corta el paso al autobús.

Acto seguido comienzan a pintar la luna, mientras otro se dedica a pinchar una rueda y otro vigila en la parte de atrás. En el interior decenas de turistas presencian la escena atemorizados.

El resultado final del ataque: un autobús donde se puede leer que "el turismo mata a los barrios".

"Es una cuestión de necesidad, nos están expulsando de nuestros barrios y están generando beneficios para unos pocos a costa de la vida de mucha gente", explica Laura Flores, portavoz de Arran.

Además, no descartan nuevas acciones. "Nosotros actuaremos como creamos que sea necesario en cada contexto y eso es lo que puedo decir", añade.

El Ayuntamiento ha cifrado los daños en 2000 euros. La empresa de transportes ya ha presentado una denuncia a la que se sumará también el consistorio de Barcelona.

Ada Colau y la Generalitat han denunciado el ataque a través de las redes. Por su parte, la oposición pide actuar de forma inmediata y conjunta para atajar la 'turismofobia'.

En un año hemos pasado de ver manifestaciones pacíficas en contra del turismo a un ataque directo contra un autobús lleno de turistas.