Clotilde tiene 37 años y es una agente penitenciaria italiana. Tal y como se puede ver en el vídeo que acompaña estas líneas, su imagen ha cambiado considerablemente en las últimas semanas, tras haber dado positivo en coronavirus.

Clotilde ha decidido grabarse desde la cama del hospital en el que lleva ya nueve días ingresada, mientras el personal sanitario le pone un casco que le ayuda a respirar.

La mujer ha declarado a laSexta que sólo le quitan el casco para comer. No puede hablar ni escuchar, por lo que solo puede declarar a través del chat de Facebook.

"Lo único que va mejor es que no tengo fiebre, pero el problema está en los pulmones", afirma. Y es que la joven padece una neumonía bilateral que la obliga a llevar casco, tal y como se aprecia en las imágenes. No podrá quitárselo hasta que su oxígeno en sangre, todavía bajísimo, vuelva a subir.

"Al virus le da igual los años que tengas. La gente aún no ha entendido que esto no es una simple gripe", ha explicado Carlota, que ha asegurado que se siente realmente como si se estuviera muriendo, y que tiene "mucho" miedo: "Sobre todo por mis hijos y mi marido. Que están en casa y están empeorando". Y es que todos ellos también han dado positivo.