España vuelve a conocer de primera mano los trágicos sucesos que recorren día a día el Mediterráneo. Todo, gracias a ProActiva Open Arms, que ha vuelto al mar para salvar las vidas de los cientos de refugiados que aún siguen huyendo de la guerra. "Hemos recibido el aviso de que había muchas embarcaciones a la deriva", ha contado en un vídeo Óscar Camps, fundador de la ONG.

En esta ocasión, más de 500 personas han sido rescatadas al límite. Han dado gracias a la aparición de sus salvadores, pues, hasta que han llegado, estaban convencidas de que, despues de todo su esfuerzo y sacrificio, el mar les había ganado la partida.

Deben su gratitud a la unión de fuerzas del Aquarius con la ONG francesa SOS Mediterraneam, y el ya famoso Astral, embarcación de ProActiva que está sustituyendo al otro barco de la ONG que, tras su liberación, permanece en el puerto esperando su puesta a punto. "Después de que nos acusaran de tráfico de personas, hemos vuelto para salvar vidas", ha afirmado Camps.

 

El Astral vive así su segundo primer viaje; un barco con el que la ONG, que ahora está siendo investigada por asociación delictiva, iniciaba, hace casi dos años, su historia en el Mediterráneo. Tras casi un año en puerto, el Astral, de nuevo ha sido testigo de ese momento que consigue tocar el alma: la alegría de unas vidas que lo habían dado todo por perdido.