No la creían capaz de llevar su propio tractor, sólo por ser mujer; porque no existen más diferencias. Concha es una de las primeras mujeres que se subió a uno y hasta entonces siempre dependía de los hombres.

Cuando fue a comprarlo "se pensaban que era de broma": "Yo dije, no es de broma no, es para mí, lo quiero yo". La desigualdad entre hombres y mujeres en el campo es abrumadora. Ellas cobran un 30% menos y las trabajadoras de cooperativas de naranjas denuncian que ganan un euro menos la hora. Lo que es una diferencia de entre 40 y 50 euros semanales, es decir, unos 200 euros menos al mes y alrededor de 2.400 menos anuales.

El 70% de las mujeres del sector agrícola de la Comunidad Valenciana no cotizan a la Seguridad Social. Una desigualdad que llega a los puestos de dirección; Catalina es la primera mujer en formar parte del consejo regulador de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana: "Hay que cambiar los roles desde dentro, lo que es todo el sector. Las mujeres tenemos muchísimo que aportar". Apenas un 10% de las empresas del sector están dirigidas por mujeres.