La Generalitat de Valenciana ha comprado una parte de la segunda montaña más alta de la comunidad, el Peñagolosa.

A partir de ahora, esta zona declarada parque natural, con un gran valor sentimental, está abierto al público con el fin de preservar el patrimonio cultural. El resto, más de 400 hectáreas, es propiedad privada.

"Esto es un acuerdo entre toda la ciudadanía, de todos los valencianos y valencianas y sobre todo representa una alianza entre generaciones", ha declarado el president de la Generalitat Valenciana Ximo Puig.

En total, el Ejecutivo valenciano se ha gastado 1,14 millones de euros, una acción que se enmarca dentro del plan de lucha contra la despoblación rural.