España está experimentando con rutas aéreas seguras. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha explicado que el Gobierno ya trabaja con ciertos territorios, concretamente con Canarias y Baleares, para comprobar la fiabilidad de estos corredores a mediados de junio, teniendo en cuenta la reapertura de fronteras para el turismo extranjero, prevista ya para el 1 de julio.

En declaraciones a laSexta, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver apuesta por conexiones turísticas entre zonas y regiones con una situación epidemiológica similar, y no sólo por países. Oliver insiste además en la necesidad de "evitar que cada estado miembro decida unilateralmente qué es un país seguro y qué controles sanitarios se establecen".

El objetivo es entonces establecer un protocolo común de movimiento para todos los países miembros con el que salvar la temporada de verano. Un modelo que cuenta con el apoyo de las autoridades sanitarias españolas que piden que Europa vigile el seguimiento que hace cada región del coronavirus, lo que permitiría saber qué riesgo puede venir de otros países.

El plan de los corredores seguros también tiene el respaldo de las comunidades autónomas, sobre todo las que más dependen de este sector como Canarias.

Diferenciar las regiones por colores

El proyecto que baraja España de los corredores seguros para iniciar el turismo extranjero en la mitad de junio es parecido al publicado por ESADE, que pinta el continente europeo de verde y rojo.

Así, aquellas regiones verdes con una situación epidemiológica similar y positiva podrían reactivar un turismo seguro solo entre ellas. El hecho de que algunas regiones españolas puedan formar parte de esta red europea cuanto antes, podría suponer miles de millones de euros para la economía.

Por ello, que recomiendan que esta reapertura turística se produzca cuanto antes.