Una gran mancha de fuel se dirige a la costa atlántica francesa tras el siniestro de un buque italiano. Se hundió con 2.000 toneladas de combustible.

El Gobierno francés ha alertado de que el vertido podría llegar a costas españolas, aunque el ministerio de Medio Ambiente de nuestro país lo considera improbable.

 

Del mercante italiano, 'Grande América', sigue escapándose fuel de sus depósitos, hundido a 4.600 metros de profundidad.

Este barco había iniciado su viaje en Hamburgo, Alemania, donde había llenado sus tanques con 3.000 toneladas de fuel para su propia propulsión, de las que se calcula que le quedaban unas 2.200 cuando se hundió como consecuencia de un incendio que no pudo ser controlado.