El momento más peligroso del encierro ha sido cuando el cuerno del toro alcanza el cuello de un chico con gorra. Todos se temían lo peor. El astado se lo lleva por delante, pero sorprendentemente no llega a cornearle. Se forma de repente una montonera con toro y corredores.

575 kilos de toro, de nombre Fenicio, se queda sobre los mozos patas arriba y se viven instantes de pánico. Jose y sus compañeros han sido fundamentales para que el incidente no pasara a mayores. Entre todos han cogido de los cuernos al toro y lo han ayudado a levantarse.

Había que actuar con rapidez porque a pocos metros otro toro se encontraba en una situación similar, aunque sin corredores debajo. Con los toros ya en corrales, foto para recordar este día. El chico de la casi cornada ha salido ileso. Por su propio pie. Podría haber perdido la vida, pero por suerte solo ha sido la gorra.