La pareja posaba hace unos meses junto a su hijo recién nacido, una aparente familia feliz con la que presuntamente acabó Dominik. Es un joven de sólo 22 años, está acusado de degollar a su pareja y huir con el bebé a España.

La madrugada del sábado la Policía Nacional irrumpió en el apartamento donde se alojaba, estaba dormido al lado de su bebé, al que lograron rescatar en perfectas condiciones. "Está en un centro de acogida a la espera de ser recogido por los servicios sociales alemanes", explica Alfonso Sánchez, portavoz de la Policía Nacional.

La Policía encontró en su brazo un macabro tatuaje, la fecha de nacimiento de Lisa y el día en que presuntamente la asesinó junto a la frase gracias por todo. Dominik ha sido trasladado a Madrid donde el juez ya ha decretado su ingreso en prisión.

Según fuentes judiciales ha aceptado ser extraditado y juzgado en su país, por lo que en los próximos días será trasladado. Además ha sido condenado en un juicio rápido por usurpación de identidad, porque el presunto asesino se llevó el móvil de Lisa desde el que mantuvo la actividad en las redes sociales para despistar a los agentes.

El cuerpo fue encontrado en bolsas de basura y con profundos cortes en el cuello. Según la Policía le podrían caer 15 años de prisión como pena máxima en Alemania.