Apuntan y disparan. Así atacan a las avispas velutinas en la Comarca de O Salnés, en Pontevedra; desde el aire y con drones. "La cámara la utilizamos para apuntar al nido, para verlo a un primer plano y, además, llevamos de apoyo un puntero láser", dice Jorge García Caamaño, piloto de Aeromar

La avispa asiática o velutina ya coloniza toda Galicia, donde se destruyen unos 50 nidos al día; pero no todos son accesibles. "Hay nidos a los que no llegamos por altura o por acceso del camión", argumenta Chema Pedrouzo, de la Brigada de Eliminación de Velutinas

El dron va equipado con una mira láser y un fusil manejado por control remoto. "Los colapsamos, lo que significa que introducimos insecticida congelado dentro del nido para que haga efecto entre 24 y 48 horas", explica Caamaño.

Así es la munición que se utiliza para destrozar los nidos de velutina y que permite ahorrar un 90% de insecticida. Si la colmena está a menos de 30 metros de altura, se practica puntería directamente con el fusil.

"Le das el impacto por abajo, por arriba y por en medio. Eso se libera poco a poco y se van contaminando unas a otras", comenta Juan Diego Martinez, de Aeromar. El objetivo es frenar la invasión de las avispas asiáticas aunque sea a cañonazos.