La serie sísmica que registra Granada y su área metropolitana desde el pasado diciembre ha sumado este jueves cuatros nuevos temblores de entre 3,3 y 4,3 grados. La alerta en la zona se mantiene desde los últimos cinco días en los que se han sucedido hasta cuatro terremotos de más de 4 grados de magnitud,

El primer seísmo, con epicentro en Santa Fe, como casi todos los de este enjambre sísmico, fue registrado a las 19:06 horas de este jueves, y ha sido superficial -a un kilómetro de profundidad-, lo que ha contribuido a que haya sido sentido por la población, según el Instituto Geográfico Nacional y el centro de emergencias 112.

Media hora después de producirse, el servicio de emergencias había recibido media docena de avisos procedentes de distintos puntos de Chauchina, Maracena y Atarfe, municipios todos del área metropolitana, aunque no hay constancia de daños personales.

El segundo, de 4,3 grados, epicentro también en Santa Fe y a cinco kilómetros de profundidad, se registró a las 19:49 horas y se ha sentido con mayor virulencia. El tercero también se ha producido en esta localidad, y ha alcanzado los 3,3 en la escala de Richter.

Junto con eso, también ha habido otro temblor de magnitud 3,6 en Cúllar-Vega. Solo entre las 19:00 y las 20:00, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 Andalucía atendió a 64 avisos por terremotos.

Los registrados en los últimos días de mayor magnitud -el máximo ha sido 4,5 grados- han causado algunos daños materiales pero no estructurales, fundamentalmente relacionados con grietas y la caída de cascotes y azulejos.

Son ya más de ochenta los temblores que, desde este pasado sábado, mantiene con miedo e incertidumbre a una población de más de medio millón de habitantes debido a esta serie sísmica que podría alargarse semanas o incluso meses, según los expertos, que consideran no obstante improbable que se produzcan terremotos de mayor magnitud que los registrados hasta ahora por las características de la falla de Granada.