Las fiestas ilegales continúan produciéndose, cada fin de semana, en diversos puntos de España. Las imágenes de irresponsables se han repetido por todo el territorio nacional.

Así lo muestran las imágenes recogidas en Sevilla el pasado sábado de madrugada. Saltándose el toque de queda, dos jóvenes se bañaron semidesnudas en una fuente a las 4:30 horas. Entre risas, tal y como se puede ver en el vídeo principal de esta noticia, infringieron diversas normas, como el uso de mascarilla, el toque de queda o el baño en fuentes públicas, provocando que se les abra un expediente sancionador.

En la capital andaluza la Policía también ha desmantelado una boda con más de 300 invitados. Los agentes han tenido que desalojar las zonas comunes de varios bloques de la vivienda en la que se celebraba el enlace.

Córdoba también ha sido otro escenario de la irresponsabilidad este fin de semana. Decenas de personas han salido a la calle a cantar villancicos, como si fueran unas Navidades al uso. Allí se han congregado decenas de personas sin guardar la distancia de seguridad aprovechando las ampliaciones de aforo en los bares y el horario de cierre de las tiendas.

También han cantado en Canarias, donde más de 40 personas de una murga se han reunido sin mascarillas ni distancia social en un mismo bar sin ningún tipo de ventilación para celebrar su tradicional comida de Navidad.

Al norte del país, en San Sebastián, la Ertzainza fue recibida a botellazos tras descubrir un botellón, por lo que la fiesta terminó con cargas policiales hacia los implicados y una persona detenida.