El Instituto Volcanológico de Canarias ha evaluado y monitorizado la cantidad de dióxido de azufre (SO2) emitido a la atmósfera por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma.

Los resultados obtenidos reflejan una tasa de emisión de dióxido de azufre de entre 7.997 y 10.665 toneladas diarias de este gas irritante y tóxico que podría llegar a territorio peninsular.

Según las previsiones, la nube de gas tóxico cubrirá por completo la Península entre hoy y el viernes, una situación que, unida a la DANA formada sobre nuestro país, podría provocar episodios de lluvia ácida.

No obstante, hay que destacar que la concentración de dióxido de azufre que llega a la Península y Baleares es cien veces menor que la que sobrevuela Canarias.

Así lo avanza el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus, que apunta que la nube de ceniza y dióxido de azufre ya ha llegado a territorio africano y sigue avanzando desde el sur hasta el norte de Marruecos, trayectoria en la que acabará cubriendo la Península.

Precisamente este miércoles, la Organización Mundial de la Salud bajó los niveles de riesgo para la salud de contaminantes. Ahora es más peligroso lo que antes no lo era. En el caso del SO2, en 2005 se estableció que la exposición segura para un periodo de 24 horas estaba por debajo de los 20 microgramos por metro cúbico; el límite ahora está en 40.