La Policía Nacional ha detenido a tres personas vinculadas al asesinato de Samuel Luiz, el joven que murió tras recibir una brutal paliza al grito de "maricón" en A Coruña.

Según ha informado el Cuerpo, se ha procedido a la detención de tres jóvenes de entre 20 y 25 años de nacionalidad española y vecinos de A Coruña como "presuntos autores de la agresión violenta que acabó con la vida de Samuel Luiz". Según ha podido saber laSexta, los detenidos son amigos entre sí, y no conocían a la víctima. Actualmente, se encuentran en la sede de la brigada de policía judicial de Coruña.

Dos de los detenidos son los autores materiales de la paliza que costó la vida al joven de 24 años, mientras que el tercer detenido estaba en el grupo. Todos han podido ser identificados gracias, en gran medida, al estudio de las grabaciones, y la Policía no descarta que haya más detenciones en las próximas horas. Así lo ha expresado en su página de Twitter: "La investigación continúa abierta hasta el total esclarecimiento de los hechos. No se descartan más detenciones en próximas horas".

Las autoridades continúan trabajando para esclarecer el asesinato. Hasta el momento, los agentes estaban revisando todas las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona además de vídeos de algunos teléfonos móviles de particulares. El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha agradecido a la Policía Nacional "que desde el primer minuto se haya volcado en la investigación".

La víctima presentaba varios hematomas e importantes golpes en la cabeza y, tras dos horas de reanimación por parte de sanitarios del 061, acabó fallecimiento en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña. Por el momento, se sabe que recibió puñetazos y patadas por todo el cuerpo, pero será la autopsia la que determine qué y cuántos golpes en concreto provocaron su muerte.

Antes de la llegada de la ambulancia, Samuel recibió la ayuda ciudadana de varias personas que se encontraban a esa hora cerca del lugar del suceso; dichas personas han declarado ante la Policía cómo fueron parte de los hechos que pudieron observar.

Según testigos de lo ocurrido, en la agresión participaron unas siete personas que le decían 'te vas a morir, maricón de mierda, no tengo nada que perder'" y 'para de grabarme, maricón'. Por lo que defienden que se trata de un crimen homófobo.