Los bomberos han confirmado que la explosión de una botella de oxígeno ubicada en la zona de urgencias pediátricas ha sido la causa del incendio, que fue sofocado por efectivos del Consorcio de Bomberos de Tenerife.

La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 51 años por su presunta implicación en el origen del fuego. Según publica 'Tenerife Ahora', un familiar de un paciente que había acudido poco antes a Urgencias ha relatado que vio cómo una mujer se quejaba con un mechero en la zona de Pediatría, supuestamente enfadada porque no atendían a su hijo.

Un cámara de televisión también aseguraba a la publicación que había grabado cómo la Policía se llevaba a una mujer detenida y la introducía en un furgón policial.

El gerente de la Candelaria, Jesús Delgado, ha declarado que en el momento del incendio se encontraban en el servicio de urgencias 160 pacientes, de los cuales diez eran pediátricos.

Todos los pacientes fueron desalojados y, según fuentes hospitalarias, algunos han sido trasladados al Hospital Universitario de Canarias y a centros concertados, mientras que otros han sido reubicados en otras áreas del centro siniestrado.

 

En el momento inicial del fuego se produjeron escenas de nerviosismo entre los pacientes y los familiares que se encontraban en el servicio de urgencias, al desconocerse el alcance del incendio, que provocó una densa humareda.

El gerente del centro ha explicado que no se han registrado heridos por el fuego.